El cambio en la coparticipación que anticipa una guerra entre intendentes de Mendoza

 El cambio en la coparticipación que anticipa una guerra entre intendentes de Mendoza

El Gobierno prepara un proyecto que enviará a la Legislatura para modificar el Coeficiente de Equilibrio, que regula el 10% que se distribuye entre los municipios.

El Gobierno provincial enviará a la Legislatura un proyecto para modificar la coparticipación de recursos a los municipios, una iniciativa que promete una contienda entre intendentes que ya vienen reclamando por abrir la discusión en una época de crisis, mientras otros se preparan para resistir el embte porque en la última década sus departamentos crecieron en población.

La semana pasada, el gobernador Alfredo Cornejo recibió a los intendentes del radicalismo, por un lado, y a los del justicialismo, por otro. En esa mesa donde Hacienda mostró la baja recaudación con diferentes índices en negativo, también saltó la necesidad de comenzar la discusión sobre los fondos que cada municipio recibe de la Provincia.

Previo a esto, dos intendentes ya han elevado su queja en desacuerdo a los números que mostró el censo 2022, Diego Costarelli y Omar Félix. En ambos casos, cargan contra el Indec porque aseguran que los datos sobre el crecimiento demográfico en Godoy Cruz y San Rafael están mal.

El resultado del censo tiene un impacto directo en la coparticipación: es una de las variables que determinan cuánta plata per cápita recibe cada municipio. Las quejas contra el Indec también chocan con un paredón: las encuestas del censo fueron tomadas por la provincia a través de la DEIE. Por lo pronto, ambas comunas enviaron su queja al organismo nacional de estadísticas a través de Hacienda, que ya le corrió vista al Indec.

La pulseada por el 10%
Fuera de eso, el proyecto que está en ciernes en Hacienda tiene a su vez una discusión que se planteó con el Presupuesto 2024. En esa instancia, el ministro Víctor Fayad colocó un artículo que disponía modificar el Coeficiente de Equilibrio del Desarrollo Regional. Su inclusión hizo ruido, pero anticipaba una batalla política. Finalmente, el oficialismo acordó quitarlo porque todavía no estaban los números definitivos del censo, pero era una advertencia que ya es más palpable, sobre todo, porque se están rediscutiendo a nivel nacional todos los ingresos que distribuye el Estado.

Se trata de una pelea en la que algunos ganarán y otros perderán plata. Para algunos, será un proceso de meses. Otros, ya han anticipado que irán a la Justicia.

Para entender el escenario, primero hay que detenerse en cómo distribuye la Provincia los recursos que obtiene tanto por la coparticipación nacional como por la plata que capta a través de los impuestos provinciales.

Un 25% se distribuye de manera equitativa entre todos los departamentos, no importa si son grandes o chicos o si generan mucho o poco en el Producto Bruto Interno.

Otro 65% se distribuye en función del crecimiento demográfico.

Y hay un 10% restante que se aplica a partir del coeficiente ya mencionado y que tiene una función: amortiguar las desigualdades entre departamentos. El proyecto que tienen en carpeta el Ejecutivo es precisamente modificar este porcentaje.

Desde la Legislatura, el oficialismo considera que “es una obligación” modificar este coeficiente para “respetar su espíritu” porque “esos valores eran razonables en 1996, pero ahora en 2022 los valores son otros“, explicaron.

El 10% del coeficiente está contenido en la ley provincial 6396, que regula las participaciones de los municipios en los recursos de Mendoza. El artículo quinto de la norma hace hincapie en el coeficiente, creado para “amortiguar los saltos bruscos” entre los departamentos y que equiparaba a los que tenían población en crecimiento con aquellos que no lo hacían tanto.

La Doble Nelson
Otra voz en el oficialismo de la Legislatura remarcó que el coefienciente ahora actúa como una “Doble Nelson” porque “ayuda a los que más crecen“.

La mención apunta a los dos municipios que, precisamente, fueron los que más aumentaron en población, de acuerdo con los resultados del censo 2022. Se trata de Luján de Cuyo y Maipú.

El departamento dirigido por Esteban Allasino cuenta con 156.056 habitantes, en tanto que el comandado por Matías Stevanato tiene con 219.402 personas en su territorio. Para el caso de Luján, esto implicó un crecimiento del 38%, mientras que en Maipú fue de un 24% respecto del censo 2010. Por contrapartida, Godoy Cruz sólo creció un 1,7% y Guaymallén -el más poblado- un 13%.

El cambio en la demografía también tiene una causa más político-judicial que simplemente el hecho natural de que la población aumenta per se: la municipalidad ganó un juicio por sus límites territoriales a Las Heras. En 2018, la Suprema Corte ratificó que la zona al oeste de la ruta Panamericana le corresponden a Luján: sólo ahí hay 25 mil habitantes. Hoy esos barrios son un nuevo distrito: Vertientes del Pedemonte.

Por eso, se considera en el radicalismo que Luján, que ayer estaba favorecido con el coeficiente porque perdía, “hoy va a ser uno de los que más gana“.

Tras la reunión con los intendentes la semana pasada, el ministro Natalio Mema confió a El Sol que “el ambito -de discusión- va a ser la Legislatura, pero se ha generado un desequilibrio que hay que atender es una realidad“.

Por ende, en el oficialismo ya advierten que será una discusión que se dará este año y para la cual el Gobierno presentará en la Cámara de Diputados el proyecto para corregir ese coeficiente porque es el aspecto más sencillo para modificar. El tema es cuándo: en la Legislatura avizoran que será en las próximas semanas.

Con todo, incluso en el mismo radicalismo hay diferencias, puesto que también hacia su interior algunos perderán y otros ganarán con estos cambios, ya que la iniciativa tiene como objetivo morigerar los datos del censo y no sólo se afectará a Allasino y Stevanato.

Lo que está en discusión por el momento, además del porcentaje, son las variables. Es decir, aquellos aspectos que hacen al desarrollo de un departamento además de su demografía. Es la propuesta de Ulpiano Suarez en Capital, que considera que al municipio la Provincia le debe plata del Fondo Compensador.

En el caso de la Ciudad de Mendoza, se propone que no sólo se considere la cantidad de habitantes, sino también que es un municipio de paso, porque recibe una importante cantidad de personas que desarrollan actividades económicas durante el día, y que esa actividad nutre a su vez los impuestos que recauda la provincia.

coordenada Informativa

Related post