La pelea por la Ley de Glaciares vuelve al Congreso: mineros versus ambientalistas y Mendoza como telón de fondo

 La pelea por la Ley de Glaciares vuelve al Congreso: mineros versus ambientalistas y Mendoza como telón de fondo

Tras la discusión de la Ley Bases, prácticamente quedó desactivada la ley de glaciares, lo cual da ínfulas al negocio minero. La modificación, dicho sea de paso, cuenta con apoyo explícito del presidente Milei.

El ambientalismo local, principalmente en Mendoza, está de acuerdo con lo que ve detrás de todo: la mano de compañías como Barrick Gold, instalada en San Juan, o las firmas que operan y exploran por el codiciado litio de Catamarca.

“Diputados de distintos bloques (de todos) de provincias mineras se están juntando para avanzar en el tratamiento de la Ley Ómnibus contra la Ley de Glaciares, a pedido de las grandes mineras transnacionales. Lo bautizamos ‘Interbloque Barrick Gold’. Es simple: o votan a favor de la vida, los glaciares, el agua o votan a favor del lobby”, dijo a diario Clarín el abogado ambientalista Enrique Viale, al frente de la defensa de la plena vigencia de la ley actual.

“Hasta el martes, se levantaba todo el capítulo ambiental de la ley ómnibus, pero de repente comenzó un fuerte lobby de legisladores de las provincias y el miércoles estaba en el proyecto la modificación a la ley de glaciares. Esta semana las organizaciones ambientales vamos a denunciar el fuerte trabajo que hicieron los diputados a favor de la geopolítica actual que requiere vorazmente de nuestros recursos naturales”, agrega Viale.

Los cambios propuestos para la Ley 26.639, conocida como Ley de Glaciares, tienen en alerta a científicos y ambientalistas. Según su visión, el nuevo proyecto contiene modificaciones que van en contra de la protección de las reservas estratégicas de agua en estado sólido.

El cambio climático está afectando todas las regiones del planeta, dicen, y en la Cordillera de los Andes, el aumento de temperatura y la disminución de las precipitaciones sólidas han generado una disminución en los caudales de los ríos, una reducción en el tamaño de los glaciares y una degradación del permafrost de montaña. Las proyecciones climáticas para las próximas décadas indican que estas tendencias continuarán o incluso en algunos casos se incrementarán.

En esa línea, científicos del Conicet y de distintas universidades del país, alineados con organizaciones ambientalistas diversas, expresaron en una carta dirigida al Congreso que las modificaciones propuestas “son imprecisas e inconsistentes y no se sustentan en los últimos avances del conocimiento científico sobre los glaciares, el ambiente peri glacial y el ciclo hidrológico de los Andes”.

La ley todavía vigente establece que los glaciares y el ambiente peri glacial son bienes públicos que deben ser preservados como reservas estratégicas de agua para el beneficio actual y futuro de la población argentina. “Las modificaciones propuestas restringen de forma sustancial la superficie bajo protección, excluyendo una enorme cantidad de cuerpos de hielo e ignorando el rol ecosistémico de los glaciares y el ambiente peri glacial”, aseguran los expertos.

coordenada Informativa

Related post